Conectar con

Pocos entenderán esta historia

Quimeras

Pocos entenderán esta historia

Recomendable para los que cuentan con paciencia, porque esta historia se disfruta paso a paso como el camino de los indigentes que buscan la sed de justicia de este mundo.

Es gratificante conocer gente que aún da sin recibir nada a cambio, con esta ideología Miguel realiza cada año una chocolate, aunque suene tonto, pro sonrisas de los niños, y monótono de la vida.

Ésta no es una historia cualquiera, esto es un llamado a la conciencia de lo que llamamos “Feliz Navidad” del cual llevamos ese mal concepto de regalar un juguete tratando de apaciguar la no existencia del Estado en zonas más recónditas de nuestro país – donde a las justas hay una posta médica  y una pequeña escuelita – y la de los diversos gobiernos regionales.

Nos dirigimos a Pampacocha, muy temprano, un lugar que ha sido golpeado por las sequías, en nuestra región, provocando que la cosecha y la siembra tarden; y esto genere menos dinero a los padres de familia, y muchos de ellos buscando otro tipo de ingreso, así es el Perú olvidado, mientras otros ganan sentados, nuestros hermanos campesinos la sufren, en fin.

Pero seguimos en la combi, mientras le tomo atención y mi gran dificultad es describir la gran sonrisa que irradia, Micky, porque después de cinco años volverá a ver a su pequeño ahijado y lleva a la memoria su primera chocolatada en esa comunidad. Como dicen “recordar es volver a vivir”, así es, tanto para los buenos y malos momentos, recordando que siempre debemos tener paciencia para todo, mientras la combi de un sacudón me vuelve a poner atención a la mirada de Micky al ver a su esposa Martha – su compañera, conductora hasta el final – como él la describe.

Son ya quince años de casados y, es como una historia de hadas, esas parejas de antaño que llevan ese cariño y amor hasta el final de sus días, mientras ellos se bromen entre sí. De pronto, Miguel, frunce el ceño cuando le pregunto si le han propuesto participar en algún movimiento político debido a su acción voluntaria y sí, fueron muchas personas que llegaron a su puerta a ofrecerle diversas cosas, a lo que él piensa que no es necesario ser candidato de algo para poder llevar alegría y emociones a grandes y pequeños.

Pero llega a una parte donde me comenta que sufrió de un derrame cerebral, limitando el movimiento de su cuerpo, pero ello no fue un pesar en sus días de continuar con esa sonrisa, que lo caracteriza, pese a su deficiencia no fue un impedimento de visitar al Señor de los Milagros, pero que días antes logró escuchar puertas, espejos, algo morado que lavaba sus pies, así como Jesús realizó el lavado de pies a sus discípulos, pero que todo lo que había soñado se había hecho realidad, un 18 de octubre.

Fue cuando cogió una estampita, del nazareno, en la mano pero de pronto cae dormido y al despertar se da cuenta que en la palma le queda como una especie de una huella, luego se asusta porque la mano se pone de color blanco, algo inusual para la medicina humana, Martha me comenta que al ver el color de la mano se asustó y empezó a frotarle pero que de pronto empezó a mover poco a poco la mano y luego las extremidades “sentí una gran emoción porque él (Micky) no podía mover la mano, apenas me topaba” – me siento emocionado por el desenlace – a pesar que la calor que se genera en la combi.

Martha mira a su esposo y me dice “sentí que Dios estaba presente, había una paz y nos abrazamos y nos pusimos a llorar, porque cuando le dio el mal no estábamos preparados para afrontar dicha enfermedad, pero en ese momento era otra cosa”.

Definitivamente tengo ganas de llorar pero todo aguafiestas, me realizó una interrogante, entonces lo que realiza, las chocolatadas, es una forma de pagar a Dios y me sorprende la respuesta “No tanto es una forma de pagar… Tenemos un compromiso pese a las adversidades pero hay gente que se ha sumado a este compromiso con Dios, con la gente, y los niños. Además de sembrar a nuestros hijos para que ellos, cuando nosotros no estemos en este mundo, sean ellos quienes sigan con este compromiso”.

Son este tipo de situaciones que tenemos que pasar para poder describirla mejor, pero fue esa emoción que me llevo a compartir esta gran historia, de un caracino que no piensa en sí mismo, porque para él están primero los niños, el futuro del mañana, y su compromiso con la vida y esta nueva oportunidad de enseñar a cambiar nuestro pensamiento que a veces lo tenemos todo, cuando en realidad no tienes nada en tu vida si no asumes un compromiso con tu prójimo y Miguel Lavado tu eres un gran milagro y dejarás un gran ejemplo para tus alumnos del colegio “2 de Mayo” de Caraz.

Y como las grandes historias terminan con un buen fondo musical, nosotros no podemos quedarnos atrás comparto con ustedes a dos grandes que no disfrutan de Facebook, twitter y Youtube para ser felices pero que sí tienen un gran talento.

4768Visitas totales.

Comentarios

Comentarios

Sigue Leyendo

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en Quimeras

Translate

Translate

Tendencia

Facebook

Arriba