fbpx
Connect with us

Cadillo, el Encinas de Ancash

Foto: composición Ancash Noticias

Editorial

Cadillo, el Encinas de Ancash

Encinas revolucionó la educación en un colegio alejado de Puno; Juan Cadillo comienza a revolucionar la educación con la aplicación de las Tics y ahora se encuentra catalogado entre los cincuenta mejores profesores del mundo. En marzo podría ganar el premio Mundial Global Teacher Prize 2017.

image_pdfExportar a PDFimage_printImprimir

“La mejor profesión es ser maestro de escuela” solía decir el insigne y gran ícono de la educación peruana José Antonio Encinas Franco, y acaso parafraseando a él, el profesor ancashino Juan Raúl Cadillo León acaba de apostillar “la mejor decisión de mi vida ha sido ser maestro de escuela”.

Pero esta no es la única semejanza.  Encinas dejó como legado a los educadores peruanos conceptos como: “La clase es un laboratorio, un museo, un taller, donde se experimenta, se observa y se trabaja, ya no es el aula donde pontifica el maestro.  Desaparece la tortura de las lecciones y de los exámenes, puesto que no hay enseñanza clasificada, sino utilizada. La mejor lección es un proyecto de trabajo, y el mejor examen, su ejecución”.

Décadas más tarde Cadillo ha seguido del legado al crear en el aula y con la colaboración de sus infatigables colegas como Edith Molina la aplicación de dos softwares sobre “Cuenta Cuentos” y “La Realidad Aumentada” donde junto a sus alumnos ha logrado armonizar el juego con la enseñanza aprovechando las tecnologías de la información y la comunicación.

Sigamos con el paralelo. Encinas se graduó como maestro de escuela en la Normal del Perú Lima pero se fue a un pueblo alejado de Puno para obtener su nombramiento; Cadillo, se inició en un modesto colegio de Shancayán Huaraz. Ambos llegaron en medio de diversas carencias pero ello no fue óbice para comenzar a transformar; no renegar y menos resignarse.

Encinas luego de su meritoria labor como maestro estudió Derecho y Ciencias Políticas llegando a ser rector y posteriormente diputado y senador por Puno.  Cadillo hace cinco años también se graduó de Ingeniero de Sistemas y tiene el futuro por delante, mucho por aportar a la educación peruana, eso pudo evidenciarse en directo en la entrevista que concedió a Jaime de Althaus y donde el periodista sugirió que el Ministerio de Educación socialice ya los aportes del maestro ancashino.

Finalmente, Encinas dejó como legado: la revalorización del niño reconociéndolo como centro de la acción educativa, el rol protagónico de la afectividad y la autoestima, la función creativa como elemento más importante de la educación, el rol del maestro como orientador y líder, lineamientos que con creces Cadillo ha sabido incorporar a su quehacer pedagógico e innovativo.

Este maestro ancashino se ha ganado merecidamente en los últimos años el aprecio de la comunidad local y nacional y está a punto de lograr el reconocimiento mundial si logra el premio Global Teacher Prize (una especie de Nóbel de la Educación).  Por de pronto figura entre los cincuenta mejores profesores del mundo.  Ya un orgullo nacional y de lejos “El hombre del año 2016 en la región Ancash”. Honor al Mérito.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en Editorial

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top