Conectar con

El mártir caído

Nico Ilustraciones.

Quimeras

El mártir caído

La mejor perspectiva de “todo mártir, es caer primero para enseñar el sendero del gran camino”, en memoria de un amigo llamado Alhi.

Creo que la población, en general, está molesta. Me refiero a las situaciones por la cual han venido pasando – y sí que, en Ancash, no es nada alentador – bueno es entendible, ya que existen casos que indignan y lo sacan a uno de sus casillas; más aún si hablan de un ser querido, que ya no existe, típico del peruano promedio “hablar hasta el codo y no con el cerebro llamado corazón”, según Marco Aurelio Denegri.

Donde los cuervos, programas radiales, hacían de la historia de la muerte de un joven, llamado Alhí Yhordan Collas Dueñas, una telenovela buscando a los protagonistas que encaren sus personalidades, cuando el hecho ya estaba consumado, – algunos de ellos – buscando el rating. En fin, son los mismos medios de comunicación que no ayudan al hombre a convivir, entre ellos, sino que ostenta a manejar el pensamiento del peruano promedio a buscar villanos y no héroes.

Pese a ello, en estos últimos días conocí algo más de aquel muchacho que contaba con sueños y esperanzas de lograr un mejor futuro, como todo peruano emprendedor, de aquel joven que ahora deja una guitarra en el llanto del silencio, de las misas del domingo, y también de los bautizos. Aquel joven que soñaba viajar más allá de las fronteras de nuestro país llevando alegría y picardía con un grupo sin igual, vistos de mala forma por la sociedad, como raros por la vestimenta, por las locuras en sus rimas – los carismáticos tunos – y cánticos.

Aquel joven que deja un asiento vacío en los seminarios del domingo pero que donde se encuentre debe de ser el hombre más feliz del mundo al haber encontrado a su madre convirtiéndose en una luz en el camino de los amigos y familiares que hoy pregonan, en esta vida, con sed de justicia, rencor, rabia y muchos sentimientos donde el uso de la razón llega hasta un segundo plano.

Las lágrimas de los amigos y familiares no son en vano, ya que hoy más que nunca, Alhí, nos llama a la reflexión, tanto a jóvenes y padres, de conocer que estamos en un mundo cambiante que ha ido perdiendo el respeto, cariño y amor hacia de prójimo a reconocer nuestros errores y saber asumir nuestras responsabilidades… Donde te encuentres – queda decirte – ya has hecho tu parte ahora toca hacer nuestra parte de ir cambiando, poco a poco, una mejor sociedad.

Así de simple, “cuando un amigo se va, queda un tizón encendido que no se puede apagar ni con las aguas de un rio. Cuando un amigo se va, una estrella se ha perdido la que ilumina el lugar donde hay un niño dormido. Cuando un amigo se va se queda un árbol caído, que ya no vuelve s brotar por que el viento lo ha vencido, cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo vuelve a llenar la llegada de otro amigo”, Ricardo Montaner.

“Todo mártir, cae primero para enseñarte el sendero del gran camino”. En memoria de Alhí, que a pesar de no haberlo conocido y solo haber escuchado una parte de su historia se ha convertido en un amigo que dejó muchas enseñanzas y alegrías que debemos cultivar en nuestro día a día, hasta siempre amigo Alhí.

3963Visitas Totales,1visits today

Comentarios

Comentarios

Sigue Leyendo

Más en Quimeras

Translate

Translate

Tendencia

Facebook

Arriba