Conectar con
Ilustración: Nico

Quimeras

Los baches

Nuestro columnista relata una investigación de como va conllevando el racismo las personas, en nuestros días. Desde una óptica del deporte una de las mayores sensaciones que el ser humano disfruta pero a la ves desprecia.

Una vaca intentado espantar las moscas con la cola, esa es mi impresión de los racistas que pululan en nuestra sociedad, muchos de ellos vendedores de cuentos imaginarios, mismos cineastas y guionistas de grandes películas de ficción como las de Star Wars, Harry Potter, El Señor de los anillos, entre muchas películas taquilleras. Pero esto del racismo es historia conocida por muchos y olvidados por algunos, el peruano es culto – que pasa señores – si de seguro pregunto a un niño de tercero de secundaria la vida de Michell Soifer, comienza a decirme, con detalles, su inicio y final de esta vida hecha un talk show; aunque suene un tanto racista decir ello.

Grandes políticos – compréndase – acudieron al diccionario de la Real Academia Española, para poder comprender y asimilar esta palabra, porque en un momento determinado metieron la “pata” y ante los medios se reivindicaron, me refiero al “gran” – tamaño corporal – Alan García que luego de una patada magistral, llevado por el ego, salió como gatito a decir: “No quiero que en mí tumba aparezca escrito: Fue tan imbécil que se equivocó dos veces”, según el diario “La Primera”, 5 de junio de 2006.

Pero los grandes hitos en contra del racismo fueron muchos, las mejores historias inician en un juego de béisbol, en 1957, donde los “pequeños gigantes” caminaron más de diez millas, desde una provincia de México a la capital solo para iniciar un juego de béisbol de la liga infantil. Los Industriales de Monterrey, fueron “los pequeños asesinos” de grandes equipos, de esta liga, a pesar de su baja estatura lucharon contra el racismo y llegaron hasta las finales, realizada el 23 de agosto de 1957 en Williamsport, Pennsylvania. Un momento épico para los mexicanos porque fue la primera vez que flameo la bandera mexicana y se oyó el himno, debió ser un momento muy difícil porque “los espaldas mojadas”- llamados así – después de la pérdida en la batalla de los Álamos regresaban a este territorio, diversos medios, de la época, manifestaron que estos pequeños devolvieron el honor y la gloria que a pesar de las adversidades como el racismo sobresalieron y ganaron con un juego perfecto de Ángel Masías.

A inicios de 1973, en una escuela secundaria llamada “Woodlawn”, en Estados Unidos, comenzaron a ser más frecuente los asesinatos a afroamericanos, ya que la sociedad se había convertido inhumana, un movimiento llamado la “revolución de Jesús” genero un gran cambio en el equipo de football americano de esta escuela, donde jugaban blancos y negros que unieron fuerzas para llegar a la final de un campeonato, aunque no lograron ganar el juego pero más allá de todo dejaron una gran lección. En el libro “Woodlawn”, da cuenta como la fe por Jesús cambio sus vidas, fue así como en la final del campeonato de preparatoria entre las escuelas Woodlawn y Banks, el 8 de noviembre de 1974, el entrenador pese a estar amenazado, por el director, de no rezar el padre nuestro lo hizo, y el libro expresa la emoción de escuchar a una sola voz, este clamor ante el divino, por cambiar la sociedad en la que vivían – se imaginan todo un estadio lleno orando, sería el inicio de una gran final de un juego deportivo – y en 1979 el jugador afroamericano Tony Nathan, que era parte de la escuela preparatoria de Woodlawn, logró sus sueños en ganar un campeonato y convertirse en una de las grandes figuras del fútbol americano pese a sus rasgos fisiológicos

Y si hoy te dicen cholo de mierda, negro ratero, escorias, entre muchas cosas… Recuerda que ellos pregonan por un poco de tu atención y de alimento a su ego, con tus dificultades que a las finales son tu mejor arma de superación, recuerda que estos baches te llevarán a realizar un juego perfecto llevando consigo tu mejor arma el amor por tu prójimo y sus dificultades. Porque “la oscuridad no puede expulsar a la oscuridad, solo la luz puede hacer eso, el odio no puede expulsar al odio, solo el amor puede hacerlo” – Martin Luther King Jr.

1398Visitas Totales,1visits today

Comentarios

Comentarios

Sigue Leyendo

Más en Quimeras

Translate

Translate

Tendencia

Facebook

Arriba