Ancash Noticias

Es preocupante y no es joda ni moda

Hace un par de días atrás cuando estábamos enloquecidos con la euforia del futbol, salió a la luz el maltrato de las mujeres, no solo en la capital, que fueron grabados, sino también en nuestra zona Huaraz donde lastimosamente existen personas que no quieren poner un alto a este gran problema, el maltrato mutuo. Tengo que iniciar con algo que sí llamo la atención, a nivel mundial, donde unas jovencitas que participaban de un certamen de belleza dieron a conocer sus medidas, grande fue la sorpresa de escuchar “mis medidas son el 70% de mujeres golpeadas en mi país”, algo inusual, pero aquello no se escapada de la realidad ya que un trago amargo tuve que pasar este fin de semana, de madrugada.

Siendo las 3:30 de la madrugada los vecinos escuchamos gritos en las inmediaciones de nuestra calle, la mayoría de salió en pijama – al igual que yo – pero aquello no fue la novedad de la madrugada, muchos de nosotros nos dimos con la sorpresa de ver a un individuo que  golpeaba a una chica en el rostro – era su “diske” enamorado – los vecinos llamaron a la policía y yo al serenazgo de mi zona – del bendito distrito de Independencia – Huaraz, que poco a poco se viene convirtiendo en tierra de nadie, y mientras los refuerzos llegaban decidimos capturar al joven, aunque hacemos mal llamarlo así – mejor dicho al troglodita – ya que muchos de los vecino lanzaron ajos y cebollas; donde el susodicho como es clásico decidió darse a la fuga y nosotros corrimos detrás del troglodita, muchos de nosotros con chancletas.

Ya luego cuando se logró la gran captura – título que amerita un Óscar – grande fue nuestra sorpresa al ver que la joven golpeada dejó todo tipo de atención para poder socorrer al “hombre”, cual minutos antes pedía perdón y gritaba por una mano amiga que le ayudase fruto de la golpiza que le había propinado. Pues, el trago amargo que vive nuestra gran sociedad es opacar las cosas que realiza una persona, auto flagelándose y dejando impune al que mañana más tarde se viene convirtiendo en su propio verdugo. Puesto que la joven aseguraba que una joven que atendía en la venta de bebidas alcohólicas era la culpable de su desgracia, cuando en realidad el consumo excesivo del alcohol era la culpable de todo ello.

A la llegada de las autoridades – serenazgo de Huaraz y compañía, cherry incluido – la jovencita en estado de ebriedad se negó a realizar todo tipo de denuncia ante su verdugo presente que en aquel momento se había convertido en una santa paloma; entonces recibí una cachetada al escuchar “como hombre tuve que darle dos cachetada para tranquilizarla”, es decir ¿se tiene que golpear a una persona para que reaccione?, y para colocar la cereza al pastel, la jovencita dijo lo siguiente “a mí nadie me ha golpeado, sino la chica me ha golpeado”, no hay más ciego que no quiere ver, y queda el mal sabor de boca cuando tratas de ayudar a tu prójimo y ellos mismos son las personas quienes no se apoyan, al final, ¿valió un carajo toda acción?.

Pues mi reacción no fue aquella, tras este incidente decidí realizar una publicación, en mis redes sociales, de las cosas que había sucedido y grande fue la reacción de las personas; puesto que en nuestro entorno social este tipo de casos amerita darlas a conocer a la opinión pública, hasta con el atrevimiento de decir que un examen psicológico no haría daño, no con el afán de tildarlos como locos sino de verificar cuan loco estamos para apañar algo que nos daña y seguir durmiendo con el enemigo, porque esto es preocupante y no es joda ni moda.

2611Visitas Totales,4visits today

Comentarios

Comentarios