Connect with us

Campaña electoral con cifras

Foto: Ancash Noticias

Para Qué Servimos

Campaña electoral con cifras

Lo que no se puede medir no existe. Después de la ingrata experiencia reciente donde Waldo Ríos y compañía prometieron el oro y el moro, hoy se percibe que los tiempos van cambiando.

No es tan común tener campañas electorales en la cual los candidatos muestren cifras, desde cómo estamos hasta como deberíamos estar. Nos hemos acostumbrado a los discursos vacíos que van desde las generalidades hasta los imposibles. No hay datos  para el punto de partida, tampoco para el punto de llegada. No sabemos de dónde venimos ni a dónde vamos.

No nos damos tiempo para los diagnósticos, menos para establecer metas. Estamos conformes con el corto plazo, con el día a día; y nos olvidamos del mediano y largo plazo. Escuchamos a menudo a políticos, funcionarios y servidores, que no hay tiempo para medir, que medir es difícil, que hay cosas imposibles de medir, que es más costoso medir que hacer.

Esperamos que el próximo proceso electoral  para elegir a las autoridades regionales y municipales sea una gran oportunidad para mostrar cifras. Que los debates sean para plantear soluciones y alternativas en base a diagnósticos debidamente cualificados y cuantificados. En una reflexión sencilla, si no sabemos con qué línea de base estamos iniciando, será complicado trazarnos metas, no podremos evaluar avances, ni mostrar resultados.

En este aspecto hay una enorme responsabilidad de los equipos técnicos y la predisposición de los candidatos a saber escuchar. Mientras la ciudadanía se empodera de los espacios de participación y vigilancia ciudadana, cada vez será más difícil esconder o falsear información. La gente de hoy esta más atenta al quehacer público y cada vez más vigilante de lo que se hace con los recursos del Estado.

En esa perspectiva, los candidatos de hoy tienen mayores desafíos que los de antes, requieren estrategias para ganar elecciones, pero también para saber gobernar y para ello es importante   conocer cómo funciona el Estado en sus dinámicas políticas, económicas, culturales, ambientales y sociales. Que las ofertas electorales sean cifradas en cuanto a la problemática que aqueja a la población, los diagnósticos que se tiene que levantar, los proyectos, programas y planes a implementar; determinando bien los indicadores, con su respectiva línea de base y las metas anuales y multianuales.

Es probable que en las elecciones que se aproximan, los electores les exijan a los candidatos además de saber priorizar las obras para el territorio, tengan información aproximada de cuánto cuesta y cuáles son las fuentes disponibles para financiar su ejecución.

Seguro que será una campaña distinta a las anteriores, con un electorado exigente que cada día está más preparado para demandar una mejor inversión de los recursos del Estado y que las ofertas electorales sean más realistas y más conectadas con lo que la gente necesita y con lo que la población aspira.

En las palabras de  William Thomson Kelvin (Lord Kelvin), físico y matemático británico (1824 – 1907): “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre.”.

 

Edver Román Paredes Milla

Gestores Perú. Noviembre del 2017

Comentarios

Más en Para Qué Servimos

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top