Connect with us

La gesta de Antonia

Foto: Ancash Noticias

Editorial

La gesta de Antonia

Humilde mujer carhuacina llevó su caso al Tribunal Constitucional y generó jurisprudencia para el firme respeto a nuestro idioma nativo.

Imagínese por un momento que a Ud. le redacten un documento en idioma alemán y que tiene que ver con su trabajo y le dicen que si no sabe leer ni escribir sólo ponga su huella digital…y servido. Pero luego, se da cuenta que fue tremendamente afectado porque no se lo tradujeron en castellano.

Este hecho sucedió con Antonia, una humilde quechuahablante mujer carhuacina, a quien las autoridades municipales la conminaron a firmar un documento -redactado en castellano- pero no se la tradujeron; cuando se acerca a seguir laborando le dicen que ya no, porque ella misma ha aceptado el compromiso (¿!).

Ella no se quedó de brazos cruzados, recurrió ante la propia comuna y el Poder Judicial, pero sus demandas quedaron ignoradas, hasta ninguneadas -como ocurre generalmente en la administración de justicia- donde por vestir o hablar mal, o solo quechua, te hacen sentir ciudadano de segunda categoría.

Pese a haber perdido en las instancias ordinarias de la justicia llevó su caso al Tribunal Constitucional.  Este órgano acaba de amparar su demanda y de paso ha generado un precedente o jurisprudencia nacional: no sólo obliga a la comuna carhuacina a respetar los derechos conculcados a Antonia, sino que dispone a todas las autoridades municipales del país a adecuar y publicar sus normas en la lengua de mayor predominancia de la zona que gobiernan.

Mejor homenaje no podía haberse dado, justo en la semana de la Diversidad Cultural y del Idioma Nativo, y que hace que nuestro país renazca mirando sus propias raíces, valorando y amando lo nuestro y no dejar que la alienación siga haciendo presa de nuestras actuaciones.

El abogado huaracino Yehude Collas, quien planteó la demanda, al recibir la grata noticia puntualiza que toda nación grande que se precia de sí y que traspasa fronteras lo hace a través del respeto a sus usos, costumbres e idioma, como pasa con los japoneses, donde el capital humano es lo más valorado y ha permitido convertirlo en potencia.

El Perú de antaño, el imperio Inca fue grande porque fue consecuente con su cosmovisión y sigue siendo la admiración de la humanidad. Reivindiquemos por eso, nuestra lengua originaria: el Quechua, y no reneguemos de ella.

Comentarios

Más en Editorial

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top