Connect with us

De los dichos, a los hechos

Foto: Ancash Noticias

Editorial

De los dichos, a los hechos

Los primeros cien días será el mejor termómetro para medir cuánta efectividad tienen y si los dichos se condicen con los hechos.

El viejo refranero nos señala “que de buenas intenciones también está empedrado el camino al infierno” y que cae como anillo al dedo a la coyuntura de juramentaciones, discursos y los tradicionales besamanos que vemos en estos días.

La puntual interpretación de este decir, es que, de nada sirven los buenos propósitos si no van acompañados de obras y realizaciones.

El flamante gobernador regional Juan Carlos Morillo, en su discurso de sólo cinco minutos, repitió su jaculatoria de campaña, pero no señaló ninguna línea maestra para consolidar sus propósitos. Es decir, no basta decir qué quieres hacer, sino cómo, con qué y cuándo.  Ojalá que en su nueva ceremonia de investidura, programada para el viernes, sea mucho más preciso y conozcamos al equipo de funcionarios que lo acompañará.

El nuevo alcalde provincial Rori Mautino Angeles, se lució –como sus antecesores- en criticar a la gestión saliente  (como pasó con todos los que lo precedieron),  luego aseveró que hará de Huaraz una ciudad de primer orden, vivible, con orden, limpieza y seguridad.  Sin duda: buenas intenciones, pero igual, hay que trazar la hoja de ruta y en los próximos días mostrar el suficiente liderazgo para materializar los enunciados.

En el caso de Independencia, el nuevo alcalde Fidencio Sánchez Caururo inició su discurso parafraseando al Rey Salomón dicendo “señor dame sabiduría para gobernar” , seguidamente ofreció también hacer de su distrito un lugar con mejor calidad de vida.  Obviamente nadie quiere lo contrario, todos coincidimos con sus propósitos, pero ahora hay que ver cómo los plasma, sobre todo cuando ha tenido tres campañas para sentarse en el sillón que siempre soñó.

Las primeras semanas, los cien días, serán el mejor termómetro para medir cuánta temperatura de efectividad registran Morillo, Mautino, Sánchez, por hablar de lo más cercano, al igual que todas las autoridades municipales electas en Ancash.

En el caso de Morillo, urge conocer qué sintonía real tiene él con su recién convocado gerente.  No vaya ser que solo se haya recurrido al economista Luis  Luna para buscar posicionamiento mediático y no darle la suficiente margen de maniobra; el nuevo gerente también tiene que mostrar que su teoría debe ir aparejada de la práctica.  Allí el primer reto de la cabeza política y de la cabeza técnica regional. Se escucha, sin embargo, un fuerte run run en que la presidenta del partido Somos Perú estaría tratando de imponerle funcionarios de línea capitalinos, si es así tendría un comienzo malo. Repare señor gobernador, que también Ríos, Vargas y Gamarra importaron funcionarios que no conocían la realidad regional y terminaron por la pata de los caballos.

En cuanto a Mautino, el flamante gerente economista Héctor Cabezas Huánuco, antes de la ceremonia investidura del alcalde, hizo un interesante diagnóstico en un foro que tuvo la virtud de poner el dedo sobre la llaga, fue un buen diagnóstico pero esperamos que la cura sea buena.  Por allí también un rumor señala, que un ex regidor muy allegado al actual alcalde, estaría teniendo un protagonismo extremo, si es así sería nefasta para la administración edil. Basta ya de hijos, hermanos, cuñados y allegados que ellos no fueron los elegidos para gobernar.

En lo relacionado a Sánchez, el flamante gerente es el abogado Gerald Salazar Garay, ex jefe de campaña pero novato en lides municipales que ojalá, como los demás funcionarios de línea, den la talla suficiente para coadyuvar a los buenos propósitos del alcalde.

El partido comenzó, el pueblo y la prensa está en la tribuna, mirando cuántos goles meten o cuantos autogoles se hacen.

Comentarios

Más en Editorial

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top