Connect with us

Ciudadanía Responsable

Foto: Ancash Noticias

Vigilancia Ciudadana

Ciudadanía Responsable

Es preocupante que actual gestión que -supuestamente apuesta por el cambio- tenga el 80% de su personal en oficina y no en actividades de campo.

Señor Eliseo Rori Mautino Ángeles, para bien o para mal usted ya fue elegido nuevo Alcalde de Huaraz hasta diciembre de 2022. En una ciudad con tantos déficits y carencias no hay tiempo que perder si realmente desea ser recordado como alguien que transformó e influenció positivamente como gestor de gobierno provincial y local.

El primer consejo es que sacuda la modorra e indolencia de sus funcionarios, pertenezcan o no a su agrupación política. Cuando se recorren los pasillos y oficinas del municipio, no hay que ser muy perpicaz para notar como de paje a rey  malgastan horas del día a costa de nuestros bolsillos. Y aquí cabe una pregunta: necesita tanto trabajador tonteando en la sede constitucional? A cuanto asciende el costo de la plantilla mensual entre nombrados, contratados, bajo régimen CAS, asesores y consultores externos visibles o clandestinos?

Estimado lector usted sabe que el tamaño de tal  burocracia es desproporcionada y costosa, por ello es que  exigimos que hagan algo útil por Huaraz, en el “campo”, en los barrios, en contacto con los vecinos.

No es una tonteria el concepto, siempre y cuando se les precise exactamente que debieran hacer y cuales las metas a cumplir. No olvidemos que el cien por ciento de los trabajadores de cualquier gobierno local tienen la obligación de contribuir con el desarrollo de la ciudad. En lugar de permanecer parapetados en oscuras y desordenadas oficinas realizando actividades  marginales, contribuirán a darle  mayor valor a la gestión municipal. Como corolario de ello  habrán sido actores directos en  la transformación de nuestras frustrantes y caóticas ciudades.

Independientemente de la incomodidad que el mandato de ir a campo genere en sus burócratas, el beneficio que se logre tiene una simple respuesta: sustantivos incrementos del valor económico de cada calle, parque, plaza, avenida, circuito turisitico u otros espacios públicos de la ciudad. de Huaraz.

En su tablero de mando  atrévase a considerar como objetivo clave a julio de 2022 que “Huaraz será reconocida como la primera ciudad del pais que habiendo invertido en ciudadania responsable obtendrá la distincion de ciudad saludable”.

Para alcanzar dicho logro, no necesita contratar asesores ni realizar estudios que la experiencia nos dice terminan siendo archivados y olvidados. Lo mas triste es que los unicos beneficiados siempre resultaron ser un grupo de consultores amigos que entraron en componendas con algunos funcionarios de la municipalidad. Temo no equivocarme, pero con seguridad deben existir varios  ejemplos de arreglos vergonzosos debajo de la mesa en el municipio a su cargo conocidos por la ciudadania.

Hemos visitado la pagina web del portal institucional para identificar aquellas instancias de la arquitectura funcional que posee el municipio que tiene relacion directa con la mejora del ornato de la ciudad. Tales instancias son las siguientes: (i) Consejo de Coordinación local distrital; (ii) Junta de Delegados Vecinales y Comunales; (iii) Unidad de Participación Ciudadana; (iv) Gerencia de Servicios Públicos y Gestión Ambiental; y, (v) la Gerencia de Desarrollo Humano y Bienestar.

Por lo menos el 80 por ciento de la plantilla total de las tres últimas  instancias organizativas señaladas anteriormente debieran realizar sus actividades en “el campo”, no como en la actualidad, sin hacer nada trascendente encerrados en sus oficinas.

En nuestras visitas  al Callejón de Huaylas nos encontramos con una constante:  Malestar del vecino por diversos temas que seria largo enumerar; sin embargo también constatamos como aspecto favorable, un enorme deseo que se inicie de manera seria la transformación y embellecimiento de la ciudad de Huaraz.

Dicho anhelo no corresponde solo al de las generaciones adultas e intermedias sino tambien al de nuestras juventudes mas lúcidas. Solo se requiere encender la chispa (liderazgo) de generar compromiso en los vecinos para que se involucren en generar cambios positivos en el desarrollo local.

Es obvio que ese liderazgo tiene que estar en su ADN señor Alcalde. Usted ha sido honrado para gerenciar nuestro territorio. Hemos escuchado referirse a nuestra consabida riqueza turística.

Desde acá le decimos que constituye un grave error suponer que porque poseemos maravillosos paisajes y recursos naturales tendremos asegurados crecientes flujos turísticos. No es verdad, la triste realidad es que nos visitan pocos turistas en relación al potencial que posee nuestra Región.

Influye bastante pero toda esta falencia no  se explica solamente por la falta de mayores y mejores vías e infraestructura de soporte logístico al turismo. De manera importante ese escaso flujo turístico se explica por la deficiente calidad de servicio al turista de nuestras instituciones públicas y privadas, comercios, hospedajes, mercados, agencias de turismo, taxistas; es decir, de todos y cada uno de los pobladores de la ciudad de Huaraz.

Cualquier transformación pasa necesariamente por involucrar en el cambio a la mayor cantidad posible de ciudadanos, al principio podrían ser pocos pero si se persiste con propugnar de manera inteligente la participación ciudadana como responsabilidad estratégica del municipio, la experiencia dice que el cinco por ciento de los habitantes de un caserío, pueblo o ciudad logran transformaciones espectaculares. El efecto demostración de proyectos exitosos es la mejor carta de presentación para que un mayor numero de pobladores se involucren con el reto.

Los grandes cambios se logran con autoridades honestas, con verdadero liderazgo que convenzan a sus ciudadanos de participar directa y activamente en la transformación de su ciudad.

¿Qué hacer entonces?

Para empezar,  que sus gerencias de participación ciudadana y de desarrollo humano y bienestar definan con el apoyo de otros especialistas que laboran en el municipio, cuadriculas territoriales (o como mejor desee llamarlas), donde en “campo” se propiciará la conformación de  núcleos de desarrollo local, para que contando con una plataforma representativa se pueda conformar posteriormente la Junta de Delegados Vecinales y Comunales, con ciudadanos comprometidos y no elegidos a dedo entre las muy escasas organizaciones actuales de caducos y reciclados dirigentes comparsas de los gobernantes de turno.

El segundo paso es identificar no mas de cinco cuadriculas territoriales como proyectos pilotos en donde se constituya el núcleo de desarrollo de vecinos voluntarios. Obviamente acá deberían participar como promotores aquellos servidores que viviendo en la cuadricula trabajan en la municipalidad. Ellos serian los embajadores para explicar las bondades de la acción vecinal conjunta y comprometida.

El tercer paso es que los integrantes de cada uno de estos núcleos territoriales defina pequeños planes de trabajo de corto plazo a ejecutarse con el apoyo directo, comprometido y responsable de la municipalidad para que tales intervenciones puedan servir como efecto demostrativo de logro de participación vecinal. Se formularán en un año tantos planes de corto plazo como intervenciones definan los propios núcleos territoriales. Así se evitará la formulación de planes gaseosos, demasiado ambiciosos, de puro verso y floro lleno de contenidos inejecutables e inservibles.

No voy a pretender delinear tales planes de trabajo pues nadie mejor que el vecino conoce lo que necesita en su espacio residencial. Solo algunas ideas:  Acaso no sería posible poner un mayor numero de recipientes (no muy grandes) en las calles donde el vecino acostumbrado a tirar basura donde le da la gana lo haga en estos puntos primarios de acopio? Acaso no es fácil y posible tener nuestra calle allí donde se pueda con césped, plantas o arboles? Y si no hay jardineras entonces situar  maceteros de piso o de pared? Y que los vecinos de esa cuadricula se encarguen de mantenerlos aunque sea con un vaso de agua cada tres días, sabiendo que todo no lo puede hacer el municipio

Estamos convencidos que estos núcleos vecinales a medida que vayan creciendo en número y eficacia, puedan acometer proyectos de mayores cambios que la indolencia, ceguera u otra absurda razón impiden darle color a las fachadas de las viviendas, para que la capital de Huaraz no parezca una enorme invasión de color ladrillo. Incluso se podrían definir colores por barrios consensuandolos con los vecinos para que su tradicional actitud de no me importa o no es mi problema cambie por el si me importa porque amo a mi ciudad.

Hay otros temas de infraestructura,  esparcimiento, recreación, arborización, incorporar el río santa como atractivo turístico, eliminación o normalización de los enormes carteles que impiden ver el exquisito paisaje de nuestra tierra o de los avisos publicitarios contaminantes de nuestras principales avenidas. Por ahora lo vamos a dejar allí.

Señor Alcalde, deberíamos convencernos que invertir en ciudadanía responsable, mejora  del ornato de la ciudad y hacer del proceso de participación ciudadana un instrumento de desarrollo,  es una buena apuesta para generar impacto y proporcionarle mejores condiciones de vida a sus ciudadanos.

Si lo planteado anteriormente no les parece a usted o a sus gerentes ideas interesantes pues díganos que ideas y planes tienen al respecto, lo peor es mantener el statu quo y no hacer nada.

Finalmente le decimos Señor Eliseo Rori Mautino Angeles, que toque la tecla correcta, no desafine y sobre todo no se deje convencer por esas voces que tratarán de inducirlo a que transite por la ruta del dinero fácil. Ese camino solo puede conducirlo a la corta o a la larga a tener que enfrentar a los tribunales de la justicia peruana.

Apueste por el camino correcto, apoye sus acciones fomentando la participación vecinal comprometida, con nuevas dirigencias no contaminadas por la corrupción.

Comentarios

Más en Vigilancia Ciudadana

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top