Ancash: Gobernador pide a comuneros diálogo y apoyar seguridad en Parón

El gobernador regional de Áncash, Juan Carlos Morillo Ulloa, se sumó al llamado formulado por otras autoridades para que la Comunidad Cruz de Mayo acceda a abrir las compuertas y así disminuir los niveles de espejo de la laguna Parón, ubicada en el distrito de Caraz, provincia de Huaylas, región Áncash, la cual ha sido declarada en emergencia por peligro de embalse.

La autoridad regional, en su calidad de presidente del Comité Regional de Defensa Civil de Áncash, afirmó que han existido acuerdos firmados por representantes de varias entidades y también por los dirigentes de los mismos comuneros, en los que accedían a realizar acciones para que baje el nivel de las aguas.

Morillo Ulloa lamentó que estos compromisos no hayan sido asumidos, por lo que el Ejecutivo tuvo que emitir un Decreto Supremo para declarar en emergencia la laguna Parón. Esta medida, dijo, generará un impacto en el sector turismo.

Por el Turismo

“Lo que queremos es que el turismo siga creciendo, pero tenemos que ser más responsables, no podemos salirnos de los lineamientos”, expresó.

En esa misma línea de exhortación, Morillo Ulloa advirtió que si la comunidad no accede a abrir las compuertas, el Gobierno Regional de Áncash se sumará a la iniciativa del Ejecutivo y emitirá una ordenanza regional en la que eliminan a la laguna Parón como destino turístico de esta región.

Agotar el diálogo

“Vamos a agotar el diálogo con acuerdos más concretos, si en caso la comunidad no accede vamos a tener que sacar una ordenanza regional en la que quitaríamos como destino turístico a Parón. No lo queremos hacer, Parón es una laguna muy bella a la que los turistas acuden y genera movimiento económico, pero tenemos que hacer respetar a las autoridades”, subrayó.

El gobernador de Áncash anunció que insistirá en el diálogo con la Comunidad Cruz de Mayo, razón por la cual él presidirá una comisión especial que entablará conversaciones con los comuneros a fin de que accedan al pedido.

Recordó que existe una postura técnica de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) que da cuenta que el nivel de espejos de la laguna Parón ha llegado a su límite máximo y se encuentra propensa a un desborde, en caso ocurra otro desastre natural como un sismo, poniendo en peligro a toda la población de Caraz.