fbpx
Connect with us
Foto: Ancash Noticias

Editorial

Hagamos patria

Demos lo mejor de nosotros mismos e identifiquemos a aquellos que van al poder a autobeneficiarse. La patria se hace con vocación de servicio.

Los momentos de crisis nos prueban a todos de qué madera estamos hechos.  La mayoría está ganada por el desánimo y el stress; otros, en cambio ven la vida con optimismo y sacan lo mejor de ellos, su espíritu solidario y de servicio.

La solidaridad fundada en el amor por los demás, en el pensar en el prójimo antes de pensar solo en uno mismo, el servir.  Son los principales insumos del liderazgo y la política; en cambio, la politiquería es el servicio así mismo -como se aprecia en el comportamiento de la mayoría de las autoridades nacionales, regionales como locales.

En este duro momento que vive el país los hospitales han colapsado y las provincias se quedaron sin oxígeno medicinal, la propia sociedad civil sale a relucir: en Chimbote vemos al padre Giovanny Sabogal, en Huaraz a padre obispo, al párroco de la Soledad a los integrantes de Fuente de Vida y en Caraz, a Danny Pajuelo y otros ciudadanos probos que -ante la omisión de acción- han salido a mover la conciencia ciudadana para recolectar fondos.

En cambio, causa decepción cómo el gobernador regional, los alcaldes se han encerrado en sus cubículos y no tengan ninguna iniciativa y solo actúan empujados por la reactividad.   El ex candidato a la alcaldía Carlos Tarazona ha dicho esta mañana con mucha propiedad “pese a que tienen millones en las cuentas regionales y municipales se han visto las caras y nadie ha dado el primer paso para comprar plantas de oxígeno y recién comienzan a reaccionar de madera tardía” y tiene mucha razón.

En estos días y cuando la pandemia se está ensañando sobre todo con la sierra, vemos que en Huaraz hay un único equipo de tomografía operativa que es de ESSALUD, el que le auxilia al Ramos Guardia e incluso a una clínica privada, y la otra de Osteo Perú, tiene larguísimas colas; a ningún alcalde ni al presidente regional en más de cuatro meses que va del confinamiento se le ocurrió tramitar su adquisición, pensando que el asunto no es de ellos.

Que esto que está pasando sirva ahora para que la ciudadanía también aprenda a identificar a quienes vestidos de corderitos, una vez en el poder se convierten en los lobos que se autobenefician, esos que por tener dinero para costear campañas millonarias se creen los llamados a dirigir los destinos de una nación, una región y una localidad.  Hoy el pueblo, felizmente, ya está viendo cómo hay personas de mucha sensibilidad que merecen ocupar esos puestos.

La Independencia del Perú fue producto de muchos sacrificios y la generosa entrega y servicio de nuestros héroes públicos y anónimos, que hasta con su sangre y vidas lucharon para forjar la República, que lamentablemente no la hemos consolidado.  Es hora de que ad portas del bicentenario separemos la paja del trigo e identifiquemos a quienes quieren hacer política decente y no burda politiquería. Así, sí haremos patria.

 

 

Comentarios

Más en Editorial

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top